Los barrios afectados pagarán el triple por la luz, el gas y el agua

17 Nov

La Nacion | La suba alcanzará en los próximos meses al resto de la Capital Federal y el conurbano.

Junto con el año que termina, la noche del 31 de diciembre los vecinos de Puerto Madero, Barrio Parque y los countries de todo el país se podrán despedir de la era de los subsidios. Cada kilovatio, cada metro cúbico de gas, cada factura de agua pasarán desde el primer día de 2012 a costarles el triple. O quizá más.

Todavía se desconocen los detalles de las medidas anunciadas ayer por los ministros de Economía, Amado Boudou, y de Planificación Federal, Julio De Vido, pero los primeros cálculos del sector privado es que con la quita total de subsidios (al menos en el área metropolitana) las boletas de gas sufrirán en promedio subas del 200%, las de electricidad rondarán el 300% y las de AySA (la única prestadora del servicio de agua potable que recibe subsidios) estarán un 230% por encima de los valores actuales. Para los countries del interior, las subas podrían ser algo menores porque allí los consumos reciben actualmente una menor proporción de subsidios.

Esos porcentajes alcanzarán también en los meses siguientes a los clientes residenciales del resto de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires que no reúnan las condiciones necesarias para seguir recibiendo el subsidio. ¿Cuál será ese universo? Aún no está determinado. La comisión biministerial creada para el estudio de los subsidios deberá evaluar los diferentes casos, pero voceros del Ministerio de Planificación Federal aclararon que el grupo de beneficiados será “más amplio” que la suma de quienes cobran la jubilación mínima o reciben la asignación universal por hijo.

Por el momento, salvo los barrios designados ayer, todos continuarán con el esquema actual de subsidios. Otros barrios, que aún no han sido seleccionados, comenzarán a recibir con las próximas facturas de luz, gas y agua un formulario de reempadronamiento obligatorio, en el cual se consultan determinadas características del hogar y se pregunta si el usuario considera que merece seguir siendo subsidiado. Si el cliente no responde, con la factura siguiente le llegará un recordatorio; en caso de que siga sin contestar, el período siguiente será facturado con las subas correspondientes a la quita de subsidio.

Este mecanismo se irá aplicando paulatinamente a todos los barrios de la Capital y el GBA durante el año próximo. En una de las empresas que deberán distribuir boletas con aumentos especulaban ayer con que la quita de subsidios no sea la misma para todos los barrios y que quizás se adopte un sistema de distinciones similar al del ABL. Sin embargo, fuentes oficiales indicaron que por el momento no están previstas quitas parciales de subsidios.

Si bien en las facturas que se pagan actualmente figura el monto que cada uno recibe de subsidios, en la práctica la suba será aún mayor. Ocurre que hace sólo una semana, el Gobierno dispuso subas en el precio de la energía sin subsidios. La electricidad, por ejemplo, subió hasta 51% (según la banda horaria) por sobre la tarifa sin subsidios que figura en las últimas facturas distribuidas. En el caso del gas, lo que se ajustó es el cargo tarifario destinado a la importación: las categorías menores (que no lo recibían, ni siquiera subsidiado) ahora lo tendrán en sus facturas; para las categorías medias y altas, ese cargo sufrió un incremento del 248% por sobre el registrado en la última factura.

Aquellos que deseen mantener el subsidio deberán completar un formulario .

Irónicamente, en las resoluciones de la Secretaría de Energía y el Enargas publicadas hace sólo una semana se especificaba que ese aumento del precio mayorista de la energía no sería pagado por los usuarios, una excepción que desde ayer comenzó a ser desmantelada. En el caso de AySA, el aumento del monto subsidiado se produjo hace tres meses.

En las empresas del sector la noticia fue recibida con satisfacción, pese a cierta preocupación por la incertidumbre que causará el reempadronamiento de usuarios. Aunque ni un solo centavo de las subas irá a parar a las generadoras o las distribuidoras, lo cierto es que se espera que el nuevo precio derive en un uso más racional de la energía. Y, además, abre la puerta a que la discusión por las tarifas que cobran estas empresas por el transporte y la distribución pueda reactivarse tras de una década de precios congelados. “Cualquier aumento que nos den en el margen va a pasar desapercibido dentro de estas subas brutales por la quita de subsidios. Este es el momento para que lo hagan”, se sinceró un gerente.

Por Oliver Galak

 

< Las diez cosas que los consumidores deben conocer sobre los subsidios >

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: