Locales comerciales en el centro de Bs As

9 Dic

reporte-inmobiliario

Así como la actividad de la construcción es altamente procíclica al crecimiento de la actividad económica, la ocupación de los locales comerciales existentes es directamente proporcional al consumo – que a su vez depende de los niveles de empleo, de ingreso y de crédito entre otros -, cuando este crece en general los precios y los niveles de ocupación aumentan y viceversa. Relevamiento de locales en el centro de Bs. As.El incremento incesante del consumo que impulsó una fuerte puja por locales comerciales había ya comenzado a desacelerarse hacia fines del año pasado y lejos de revertir esta tendencia durante el curso de 2008 se profundizó aún más incrementando el número de locales que quedan desocupados en virtud de que los números de facturación no cierran en algunos rubros como para hacer frente a los costos de locación que se solicitan en algunas renegociaciones.

 

Si bien aún los puntos o corredores comerciales neurálgicos de la ciudad no acusan una vacancia llamativa, este fenómeno si ya se hace notar en circuitos y calles comerciales secundarias combinado incluso con rotación de inquilinos que no llegan a completar siquiera el contrato de alquiler y que cierran en virtud de su menor giro de negocios.

Admitida ya la repercusión de la crisis internacional dentro de nuestras fronteras y con algunas consecuencias negativas que comienzan ya a percibirse en los niveles de empleo, de ingreso y por ende en el consumo, el panorama en cuanto a lo locación de inmuebles comerciales tiende a complicarse aún más hacia delante. Aumentos de presión impositiva para locadores (ABL-Ing. Brutos) y recorte en la facturación de locatarios tensa la cuerda de la negociación, en principio, en direcciones contrapuestas. La inflación – aunque desacelerando en los últimos meses – se cuela también complicando los acuerdos, por un lado en el afán de ciertos locadores en transferir al alquiler un porcentaje intermedio entre la inflación del Indec y la explicitada por consultoras privadas y el “timing” del propio bolsillo, y por el otro operando en los locatarios en el sentido contrario afectando la rentabilidad ante desaceleración de demanda por incrementos de costos de insumos y de precios de los productos comercializados; sin olvidar el incremento de los hasta hace poco subsidiados costes de energía y ahora recortados para altos consumos (electricidad y gas) que impactarán en gastos comunes y propios o en ambos según el rubro y el tipo de inmueble.

Así las cosas un nuevo equilibrio se impone en el actual contexto, dentro del cual la prudencia y la racionalidad económica deberá primar en las tasaciones de los inmuebles comerciales y un mayor criterio de flexibilidad en las negociaciones para no aletargar, de lo contrario, los tiempos de ocupación y de falta de ingresos para los propietarios, ni tampoco perder una localización ya afianzada por el inquilino en sus negocios si es que éste pretende especular con el costo mensual razonable y admisible que le permite asumir su flujo de caja.

© ReporteInmobiliario.com, 2003-2008, Martes 9 de Diciembre de 2008

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: